Es fácil saber cual es, pero lo complicado es tener una solución.

Ya sabes que durante varios años he tenido varias tiendas locales al público. Con un horario fijo de 9:00h. a 14:00 y de 16:30 a 21:00h.

Si faltaba un día a trabajar mi bolsillo se resentía. Tiempo que mi tienda estaba cerrada dinero que no ganaba, esta era mi filosofía.

Estuve en esta situación durante varios años. Mis únicos objetivos eran diarios, meter dinero en la caja para poder afrontar los gastos de local, agua, teléfono, hipotecas, y un largo etc.

Mi mayor frustración era ver que mi situación no cambiaba y que incluso iba a menos. Creo que cualquier empresario queda frustrado cuando su negocio no progresa. Y que sólo dr mantenga, pues también frustra.

Creo que si un negocio no progresa, tarde o temprano muere. De nada vale que se mantenga…

No puedes asumir el gran riesgo y esfuerzo que conlleva tener un negocio abierto para decir un “por lo menos me mantengo“. Quizás te moleste pero es lo que pienso y es lo que tú deberías de empezar a pensar.

De lo contrario verás el tiempo pasar sin obtener ningún resultado diferente.

Esa era mi mayor frustración, ver que mi negocio no crecía. Necesitaba tener un plan b.

Es así cuando empecé en esto de los negocios online, curioseaba entre horas cuando cerraba la tienda. Esto era lo que realmente me mantenía vivo.

De esta manera estuve durante mucho tiempo, aprendiendo, creando, y volcando mis ilusiones en otros sitios.

La ilusión es el motor fundamental para hacer crecer un negocio. Es necesario incluso tener reservas de ella.

Y ¿sabes qué? que si te lo propones, en internet puedes encontrar toda la que quieras…

Mi Primera Tienda Online.

Aún recuerdo esa sensación al levantarme por las mañanas de saber que estaba haciendo algo diferente.

Por lo menos había abierto otra puerta en busca de una luz distinta. No se trataba de dinero sino de un nuevo camino que explorar.

Esto es lo que da chispa a cualquier emprendedor. Creo que emprender es el deseo continuo de estar creando algo. Y si algún día pierdes esto tu luz se apagará. Y sin luz no hay negocio.

Después de mi primera tienda online vinieron otras más. Y otras decisiones más que cambiaron totalmente el rumbo de mi vida.

Hoy puedo decir que aquella decisión no mejoró mi negocio sino que cambió mi vida radicalmente.

¿Y tú? ¿te has visto en esta misma situación alguna vez?

Házmelo saber aquí en los comentarios 😉

La Gran Frustración del Pequeño Empresario de Comercio
Valora este artículo

5 Comentarios

  1. Hola Ruben, tienes toda la razón, tengo un pequeño negocio que inicié por hobby, pues tengo un trabajo formal, sin embargo mi ilusión era tener un ingreso extra y llegó un momento en el que en lugar de una ayuda, el negocio se volvió una carga. Antes de decidir cerrarlo intentaré darle el giro que sugieres. Sigo tu blog.

    • Gracias Angeles por comentar. Es verdad que a veces se convierten en una carga. Pero lo importante es darse cuenta. Me alegro que lo admitas ya que de esta manera estoy seguro que encontrarás la mejor solución, ya me contarás 😉

      Te mando un saludo!

  2. hola, es cierto solo tener un local constituye una agonía el ver que pasa un dia y otro y estamos GASTANDO y sin tener entrada es frustante y hasta te produce esa sensación de sentirte el peor en una activad.

    • Así es Felix. Es una sensación muy mala que debemos solucionar. Sobre todo porque en el fondo de nosotros, sabemos que algo tenemos que hacer. A cada uno le tiene que llegar su momento de sentarse y tomar decisiones. Sobre todo hay que pensar que el tiempo pasa, y nuestra vida vale demasiado como para perderla sufriendo.,,

      Así que ánimo e intenta tomar alguna decisión para cambiar ese rumbo 😉

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Enviar Comentario