¿Quién soy? ¿qué hago aquí? ¿qué sentido tiene todo esto?

Probablemente este artículo es de los más difíciles que he podido escribir hasta ahora ya que las palabras pueden dar lugar a diferentes interpretaciones.

Lo que vas a leer a continuación está basado en mi propia experiencia. Puedes usar este texto para descubrir lo que siempre ha estado dentro de ti.

Quizás ha llegado un momento en tu vida que te estés haciendo algunas preguntas existenciales.

Suelen ser momentos de confusión, de mal estar, de vacío, de incoherencia…

Recuerdo que desde pequeñito ya me hacía este tipo de preguntas.

Y con los años conseguí “anestesiar” esa sensación de vacío buscando diferentes “fármacos mundanos“.

Después de probar y buscar respuestas en cada uno de ellos (sin éxito alguno) volvieron a aparecer todas mis preguntas.

¿Qué son los Fármacos Mundanos?

Quien soy - Farmacos mundanos

Todas aquellas cosas en el mundo que creemos que nos pueden hacer feliz. El neuromarketing sabe mucho de esto…

Existen miles en la sociedad actual. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Una buena casa.
  • Un buen trabajo.
  • Un buen coche.
  • Tener dinero.
  • Salud.
  • Que te quieran.
  • Tener muchos amigos.
  • Poder viajar cuando quieras.

Podría pasar todo el día escribiendo…

Los llamo fármacos mundanos porque llevan un componente muy adictivo que hace que mantengas toda tu atención en el mundo y en cosas externas a ti.

Aportan “sensación de bienestar” durante un periodo corto de tiempo y hacen que dejes de preguntarte cosas existenciales mucho más profundas.

Su fin es su principio y su lema es busca pero no encuentres.

De esta manera la felicidad nunca la tienes tú sino el resto de cosas o personas. Así mismo la felicidad se convierte en un resultado que quieres alcanzar pero siempre tendrás la sensación de que nunca la consigues por completo.

Si tengo este coche, me sentiré un poco más feliz…

Un fármaco muy común. Su efecto es ensalzar el ego (lo que crees ser) y refuerza mucho “tu identidad” por un periodo corto de tiempo.

Sus efectos suelen durar de 1 a 2 meses. Luego llega el momento de bajón y comienzas a buscar otras cosas para encontrar de nuevo la ilusión de felicidad.

A veces estos fármacos también los buscamos en las relaciones…

Si esta persona me quiere entonces seré feliz…

Una gran responsabilidad para cualquier persona ¿no crees? Imagina sentirte totalmente responsable de la felicidad de otra persona cuando ni si quiera puedes serlo tú mism@.

Nos relacionamos y hacemos responsables a otras personas de nuestra felicidad.

De esta manera las relaciones se convierten en un negocio.

Si tú me ofreces un poquito de felicidad, yo te ofrezco otro poquito también (aunque ahora que lo pienso tampoco sé cómo ser feliz).

Es como vivimos actualmente, buscamos fármacos que “anestesien” la sensación de vacío para que nublen las respuestas a nuestras preguntas existenciales más profundas.

Pero vamos a seguir avanzando…

¿Quién Soy Realmente?

Quienes somo realmente

Nadie puede responder a esta pregunta porque en realidad no te conformarás con una respuesta racional.

Más que nada porque detrás de ella surgirá otra.

Lo típico sería decir tu nombre, hablar de tus familiares, de tus raíces, edades, profesiones y un montón de recuerdos que acumulas en tu cerebro.

Sin embargo sientes que hay más ¿verdad?

Estamos acostumbrados a percibir el tiempo de forma lineal. Tenemos un pasado y un futuro y hemos fabricado un personaje, vamos a llamarlo “Rubén”.

“Rubén” se forma a temprana edad, es lo que llamamos una personalidad o ego. En mi caso recuerdo que fue a los 7 años de edad aproximadamente.

Te cuento una pequeña historia.

En mi infancia podría decirse que era muy amoroso, inocente, juguetón, lo que suele ser un niño vamos. Recuerdo un día que tuve una reacción muy mala con mi abuela y la contesté a gritos.

¿Qué te está pasando? no entiendo porque te estás volviendo tan rebelde con lo buen niño que eras – parece que tienes al propio diablo dentro, dijo mi abuela…

En ese mismo momento pude ser consciente de que otra entidad que no era yo comenzaba a tomar el control de mi vida. Era como tener otra persona dentro de mí y cada vez me identificaba más con ella.

Hoy puedo ver con claridad que era mi ego y mi personalidad la que se estaba formando. Sin embargo nunca pude recordar este momento hasta hace pocos años atrás.

Ahora, Hablemos de la personalidad ¿Cómo se forma el Ego?

El ego o personalidad se va formando con pensamientos y recuerdos que almacenamos.

Con el tiempo se va definiendo de una manera determinada y el resultado es lo que crees ser.

El juego es ilimitado por eso decimos que cada persona es un mundo. Cada ego será diferente dependiendo de las vivencias que haya tenido la persona desde su infancia. En la mayoría de los casos esta personalidad está creada y basada en el miedo.

Cuando digo miedo no hablo de monstruos.

Sería algo como momentos que no llegamos a vivir plenamente y lo almacenamos fabricando un personaje mental.

Si el momento vivido nos hizo sentir mal y no le “dimos una gestión presente”, entonces lo escondimos para intentar que no vuelva a pasar (creando “ese miedo”).

En la mayoría de ocasiones no somos conscientes de nuestros miedos porque son momentos que quisimos olvidar para no volver a pasar por ellos.

¿Tiene esto sentido para ti?

Utilizamos un personaje que hemos fabricado en nuestra mente para vivir en esta definida sociedad.

Nos relacionamos con otras personas y buscamos pensamientos a fines para sentirnos identificados con ellos porque no sabemos quiénes somos realmente.

A esto le llamamos Feeling…

Cuando no sabemos quiénes somos buscamos definición en otras personas.

Si nos encontramos a alguien que piensa de diferente manera, nos hará sentir mal, por eso la intentamos evitar, porque nos pone en contacto con “aquellos miedos” que hemos querido olvidar.

¿Y si avanzamos un poco más…?

¿Quién pregunta quién soy? ¿Quién busca una respuesta?

Es tu mismo personaje el que pregunta y no quiere ser descubierto.

De esta manera puede mantenerte “entretenido” buscando respuestas para reafirmarse.

Más allá de tus conceptos mentales existe un espacio donde estás tú.

Desde ese lugar puedes ver toda la película con todos los botones a tu disposición, pausar, rebobinar, avanzar…

Es aquí cuando te das cuenta de que todo es un sueño. La gran mayoría de personas están dormidas.

Y cuando alguien está soñando es difícil decirle que es sólo un sueño…

Para la persona que sueña todo es real.

Ahora si has comenzado a preguntarte quien eres, es que estás despertando.

¡Bienvenido a la realidad!

Eres únicamente lo que sucede en este mismo momento…

¿Te ha gustado este artículo? escribe en los comentarios si quieres que siga publicando sobre estos temas. Espero haber abierto una pequeña brecha entre tu personalidad y ese otro espacio 😉

Ahora te aconsejo que pases por este artículo:

>> Samadhi, la ilusión del yo.

¿Quién Soy? – ¿Quiénes Somos ? – Preguntas Existenciales
5 (100%) 3 votes

7 Comentarios

  1. Me sorprende que no hayan comentarios sobre este artículo. Gracias por despertarme un “poquito” más. Debo confesar que mi miedo más grande es ser el “único” que está dormido; creo o quiero creer firmemente que no es así. Me aterra que llegue el momento del “despertar final” y verme que no hay nada más… Ahora bien al parecer es así, Soy Todo Lo Que Hay, puesto que TODOS SOMOS UNO… Gracias Rubén.

    PD: Ahora me invade un temor (nosé si ese es el sentimiento correcto que siento, pero se acerca mucho…) enorme a la “verdad” pero por otra parte es lo único que quiero saber…

    • Hola Nicolás! es tu comentario el que debía estar el primero 😉

      Muchas gracias por compartir tus sentimientos, coincido mucho con ellos. ¿Sabes? recuerdo una frase que hace mucho se me quedó grabada a fuego y no sabía por qué, decía: Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta…

      En aquellos entonces no entendía lo que quería decir pero sabía que era verdad. Cuanto más te acercas a esa verdad más intenso es… y como bien dices es inevitable porque eso es lo que somos…

      Gracias por tu reflexión 😉

      • Gracias por tu trabajo Rubén. Aunque admito que estoy muy confundido. Acabo de terminar de leer tu otro artículo sobre Samadhi, y me siento muy perdido…

        Siento que tengo un largo camino aún que recorrer, y me aterra el perderme (o volver a perderme).

        No sé por dónde comenzar. Bueno, en realidad si lo sé, por mi mismo, por mi interior. Pero para eso debo responder la pregunta “¿Quién Soy?” y así encontrar mi verdadera esencia. ¿Pero cómo logro eso? Es decir, ¿cómo puedo llegar a mirarme a mi y sólo a mi sin que se interponga la mente exterior?

        Creo entender de lo que está escrito en aquel texto (samadhi), que ni siquiera ese texto me ayudará a responder eso, y creer que sí lo hará es un grave problema…
        No sé si estoy siendo claro al expresarme, pero creo que es obvio que estoy confundido. Sólo espero despertar del sueño y ser Un Ser Libre (Y que cuando lo sea, no sea otra ilusión más).

        De igual manera gracias por llegar a mi vida Rubén, porque por unos instantes mientras leía me “invadió” un sentimiento que no recuerdo haber sentido antes. Gracias

        • Gracias a ti Nicolás por leerme, te expresas perfectamente y entiendo cómo te sientes. Cuando comenzamos un proceso de auto indagación todo son preguntas…

          En realidad nos perdemos en las preguntas y en las respuestas, es un laberinto que no tiene final. Es normal sentirse confundido y perdido 😉

          Queremos comprender todo porque buscamos el cómo se hace, ¿cómo despertar? ¿cómo ser? ¿cómo no sentirme así? y un largo etc…

          Preferimos hacer cosas antes que ser o sentir. Estamos preparados para la acción y es lo que busca la mente, es normal. No existe ningún camino largo por recorrer Nicolás, en realidad es mucho más fácil pero nos gusta entretenernos 😉

          Te hablo desde mi proceso que no es mejor ni peor que otros, ni más ni menos avanzado. Cuando te leo me siento identificado ya que en el fondo todos compartimos ese mismo propósito 🙂

          Si te apetece puedes escribirme cuando quieras que estaré encantado de leerte. Abrazos!

          • Gracias nuevamente Rubén, de verdad. Me aclaras muchas dudas y eso me deja más tranquilo…(al menos en apariencia…).
            Un abrazo para ti también hermano y muchas bendiciones.

          • Gracias por avisar de tu nuevo artículo Rubén. Y perdón la demora en responder, pero ocurrió un cambio muy grande y repentino en mi vida hace unos días, el cual nos afecto mucho a mi familia y a mi. Creo en la conexión que existe en todo lo que ha estado sucediendo en mi vida pero aun no logro decantar todo lo que ha pasado.
            Nuevamente gracias por avisar, lo leeré dentro de poco. Saludos y bendiciones hermano.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Enviar Comentario